Home Sociedad ¿Ya pasaron las reinas? por Gastón Villamayor
0

¿Ya pasaron las reinas? por Gastón Villamayor

¿Ya pasaron las reinas?  por Gastón Villamayor
0
0

Las Reinas de Carnaval, son un símbolo importante para los carnavaleros y tienen un significado especial, distinto al que la gente en general le da, no suelen generar demasiado interés, pero no por eso pierden su valor cultural.

¡Son las reinas de nuestra fiesta popular!  Las coronamos y asumen con honor la responsabilidad de representar el espíritu carnavalero en la fiesta de dios Momo.

Repasemos que ha venido sucediendo desde el año 2015:

En 2015 cuando asumió la administración de Daniel Martínez, un ala feminista se propuso eliminar el Concurso de Reinas de Carnaval, pero al no lograr el apoyo de los vecinos representados por los CCZ ni el respaldo de Martínez, no se logró. Ergo, se negoció rediseñar el certamen para supuestamente hacerlo “inclusivo”. Entonces se “permitió” a mujeres trans y con discapacidad concursar.La verdad es queno existían tales prohibiciones, por lo tanto ya estaba permitido. de hecho la ley 18620 sancionada en 2009, permite a la persona trans. gozar de todos los derechos inherentes a su nuevo sexo.Yo me pregunto además, cómo hubieran hecho para prohibirle a una mujer trans que cambió su identidad registral, prohibirle concursar ¿iban a pedirle que mostrara sus genitales para corroborar su sexo morfológico? Fue un circo que generó interés por dos razones, por la pereza intelectual del periodismo y por las declaraciones de don Cachete Espert al respecto. Se tildó al hombre de homofóbico sin conocer nada, tan poco conocían, que UTRU en ese momento emitió un comunicado de repudio a las palabras de Eddie Espert confundiéndolo con su hermano Enrique “Cachete” Espert.

En 2016 se hizo el primer Concurso de Reinas “inclusivo”, las chiquilinasparticiparon de distintos talleres de formación como siempre, incluyendo talleres de formación en perspectiva de género. En el certamen cuando debían presentarse tuvieron que repetirconsignas feministas “soy fulanita, represento a tal zona y como mujer siento tal cosa y aspiro a tal cosa”. Fue vergonzoso como ridiculizaron a las chiquilinas. Recuerdo incluso a periodistas repudiarlos hechos, periodistas que no están etiquetados como fachos ni derechistas, como Gabriel Romano.

En 2017 luego de haber asumido el error, lo corrigieron y se hizo un Concurso de Reinas precioso. Inclusivo por supuesto, con participantes con discapacidad, trans y mujeres que no se limitaron por la edad. Pero, las reinas no pudieron ser coronadas y en su lugar, para “no ejercer violencia simbólica”, en el marco del Homenaje a La Cumparsita  se les sustituyó la corona por sombreros tangueros, porque el tango es re feminista.Lo otro que ocurrió fue que el Municipio C eligió no participar del certamen ofreciendo como alternativa una propuesta artística a desarrollar en el Desfile Inaugural. Eso estuvo planificado con tiempo y el respaldo previo de la gestión de Cultura de la IM.

Llegamos a 2018, la IM en invierno 2017 anuncia que va a recortar presupuesto destinado a Carnaval y afectará  al Concurso de Reinas. Opera un pacto de mutismo respecto al tema, hasta que finalmente públicamente informan la sustitución de las reinas por “FIGURAS” de Carnaval, desconociendo absolutamente que el término ya existe en Carnaval y hasta se premia a las mejores figuras del Carnaval. El Certamen prácticamente es el mismo con alguna novedad, como la participación de varones. Trasladaron el certamen del Teatro de Verano (templo de Momo) hacia el Museo del Carnaval (el mismo que cerró temporalmente y peligró su permanencia por falta de apoyo estatal) y si bien la entrada es gratuita, no es libre ya que sólo se puede acceder por invitación. También eliminaron la televisación, dejando al interior y a quienes no pueden asistir por no tener invitación, sin la posibilidad de disfrutar del evento, y también lo fijaron a la misma hora que el primer partido clásico del año. El argumento principal de estas decisiones políticas, se enmarcan en una lucha por un cambio cultural que no ejerza violencia contra la mujer, y  entienden que una Elección de Reinas de Carnaval es violento. Lo que no le dicen es que la elección de Reinas no es un certamen de belleza, por lo tanto no se califica ni premia la belleza y lo que se valora es otra cosa. Para poner un ejemplo, las chiquilinas dentro de los talleres formativos tienen uno que es sobre la historia del Carnaval, la calificación del conocimiento de ese taller, equivale a 30% del puntaje final. Básicamente lo que hicieron fue eliminar la palabra reina y en su lugar colocar la de “figura”, pero el concurso es el mismo que el del año pasado. No obstante, me permito cuestionar el concepto que se repudia y califica de violento llamado “belleza”. ¿Toda exaltación de belleza es violenta? ¿Es cosificación? La búsqueda de la belleza mueve el arte. Pídanle a una persona ciega que les defina “belleza” y después pregúntense si es algo malo. Capaz que el cambio cultural tiene que empezar por nosotros, por cómo leemos, interpretamos y construimos la realidad.

PARADOJAS.

No puedo dejar de referirme a algunas paradojas que confrontan el nivel mínimo de coherencia de cualquier carnavalero. Por ejemplo la decisión política del Municipio C conducido por el alcalde Rodrigo Arcamone (integrante de la lista 711) de no participar del Concurso de Reinas en pro de la equidad, a la vez que el líder de su sector Raúl Sendic en 2014 consideró y expresó públicamente que le parecía “aberrante la cuota femenina” y agregó que “a muchas mujeres no les interesa la política y que no se las puede obligar a participar”. Tal vez Rodrigo no comparte la opinión, pero resulta curiosa la diferencia sustancial de criterios.

Otra paradoja es el ataque y crítica dura a la elección de Reinas de Carnaval mintiendo al decir que es un certamen de belleza, a la misma vez que, también en una administración frenteamplista como es la de Río Negro se celebra el certamen de belleza “Miss Trans” en Las Cañas. Lo más gracioso es que en 2016 mientras UTRU repudiaba los dichos de Cachete Espert, su presidenta Alejandra Spinetti integraba el jurado de Miss Trans. Cosificar a las mujeres no, pero a las trans, si. No entiendo.

Ni hablar de la sustitución de la palabra “reina” por la de “figura” que según la Real Academia Española significa reina: “monarca soberana de un reino, mientras que figura: disposición del cuerpo de una persona, especialmente si es buena. Es profunda la ignorancia en lo que refiere a Carnaval, ni hablar del desconocimiento de la historia y la tradición candombera al eliminar la figura de la Reina de Llamadas que para muchos, tiene un importante significado referente a la coronación de los Reyes Congos, mientras que para otros representa empoderamiento de la raza, en virtud del origen de la Reina de Llamadas.

DESPRECIO AL CARNAVAL.

Carnaval es la fiesta cultural más popular e inclusiva que tenemos. Tal vez sea por eso que se lo critica de forma liviana y sin conocerlo. Ofrece lugar a todos y como protagonistas. Incluso a quienes muchas veces la cultura intelectual le cierra las puertas, a homosexuales, a negros, a trans, a personas de la tercera edad, o con discapacidad, a niños, a personas pobres, a personas gordas, extranjeras… “es la fiesta de los humildes” al decir del gran Julio “Kanela” Sosa.
En los barrios más pobres o en el interior del país, frecuentemente el único contacto con la cultura que se tiene, es gracias al carnaval. Sin embargo es objeto de las críticas más duras e injustas, críticas que no le hacen al teatro, a la música a al ballet. Yo nunca vi a alguien indignarse porque el ballet no admite personas gorditas. Muchas veces las críticas que recibe, provienen de un lugar elitista, intelectual que desprecia.

Parece que poco Carnaval, miremos por ejemplo que el último Encuentro de Murga Joven fue prohibido en el espacio cultural Las Duranas porque un vecino denunció ruidos molestos, recordemos también que al querido tablado Albatros. Si la denuncia de un vecino por ruidos molestos, es capaz de dejar a todo un barrio sin una expresión artística y cultural tan importante, capaz que no importa tanto Carnaval.

En general la gestión de Carnaval cuando está a cargo de personas provenientes del ámbito exclusivo del teatro suele ser lamentable. Sin ir muy lejos recuerdo el año 2011 cuando se designó a Gabriel Calderón responsable de organizar los Festejos del Bicentenario y no convocó a ninguna murga a la celebración principal, hecho que dio lugar en 2012 a un cuplé fantástico de Falta y Resto (7) “Nunca existieron murgas en mi país… Para los que digitan nuestra cultura o no somos muy cultura o se puede obviar”

Para terminar, recordar que Momo fue echado del Olimpo porque los Dioses no toleraban la burla, y citar a Milita Alfaro quién integró el jurado de Figuras deL Carnaval 2018, refiriéndose al espíritu del Carnaval: “Si le pedís corrección política al Carnaval, lo matás.”

¡Feliz Carnaval!

temas:
Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.