Home Sociedad “Salario Irreal”, una lista exhaustiva de falsedades comunes por Oscar Mañán
0

“Salario Irreal”, una lista exhaustiva de falsedades comunes por Oscar Mañán

“Salario Irreal”, una lista exhaustiva de falsedades comunes por  Oscar Mañán
0
0

 

Sotelo en su columna de El País

<https://www.elpais.com.uy/opinion/columnistas/gerardo-sotelo/salario-irreal.html> sostiene una crítica a la dirigencia del Pit-Cnt a través de algunos conceptos vertidos en la oratoria del 1° de mayo. Con un discurso liberal, neo-conservador dirían los norteamericanos, basado en una verborrea ideológica según la acepción más común que le daría Marx de “falsa conciencia”.

La lista de falsedades, compartida por muchos por haberse constituido en mitos, quizás también estuvo en la base de la decisión de la Ministra de Turismo para ausentarse del homenaje a los trabajadores. Bien, por la exhaustividad de la misma es imposible abordarlas todas.

“La riqueza material o intelectual es siempre producto de alguien…”; en realidad es producto de muchos. El hombre es un ser gregario por naturaleza, pero además una de las criaturas cuya dependencia de otros es más larga, pero el bienestar es un producto social y efectivamente el hombre se construye a sí mismo en la medida que interactúa con la naturaleza externa y en relaciones sociales. La sociedad es anterior al individuo.

Sostiene, asimismo que “El trabajo realizado con dignidad y conciencia, genera un beneficio individual y colectivo, que libera a las personas de la miseria, la ignorancia y la superstición”. A juzgar por sus palabras, no las libera totalmente de la superstición y la ignorancia. El trabajo por definición, es un esfuerzo humano realizado para obtener un fin, no podría existir sin conciencia, por ello es la gran diferencia con otros homínidos. Y, para ver si las libera de la miseria, o como afirma más adelante que “las cifras muestran que la humanidad nunca ha vivido mejor que ahora, cualquiera sea el indicador de bienestar que se utilice”, baste un indicador de OXFAN (ONG que no podría endilgársele intensiones revolucionarias).

“Tan sólo 8 personas (8 hombres en realidad) poseen ya la misma riqueza que 3.600 millones de personas, la mitad más pobre de la humanidad. La súper concentración de riqueza sigue imparable. El crecimiento económico tan sólo está beneficiando a los que más tienen. El resto, la gran mayoría de ciudadanos de todo el mundo y especialmente los sectores más pobres, se están quedando al margen de la reactivación de la economía. El modelo económico y los principios que rigen su funcionamiento nos han llevado a esta situación que se ha vuelto extrema, insostenible e injusta” (Oxfan; 2017).

Vivir mejor que antes, es un eslogan repetido por presidentes y bufones, pero casi siempre confunden cantidad de bienes con calidad de vida, o bien están pensando en ese 1% que dice OXFAN sería el que más se beneficia con el derrotero de la economía global.

También es discutible que la “economía del conocimiento está teniendo un impacto social extraordinario”. El economista coreano Chang sostiene que la “economía del conocimiento” es otra falacia preferida de los mitos que divulgan los defensores del capitalismo. El vínculo entre educación y crecimiento, sin embargo, es débil. Un economista de Harvard que trabajara en el Banco Mundial, Lant Pritchett, analizó datos de muchos países ricos entre 1960 y 1987 y no encontró una asociación fuerte.

Lo que parece de Perogrullo para el sentido común, que el conocimiento acumulado, o bien hacer una cosa mejor que antes, eleva la productividad del trabajo; esto no es extrapolable a la educación formal o a la cantidad de años de estudios necesarios para ser más productivo.

El desarrollo de los últimos años muestra que la mayoría de los sectores de punta utilizan trabajadores menos calificados, para hacer las tareas más comunes, incluso en actividades tecnológicas más avanzadas. El desarrollo de los servicios tiene un alto porcentajes de trabajadores poco calificados, esto es posible gracias a que el conocimiento viene incorporado en pequeños aparatos, programas computacionales que cada vez exigen menores requerimientos educativos para operarlos. Esto no es un descubrimiento nuevo, ya Marx había distinguido “el trabajo general” acumulado en la sociedad y “el trabajo inmediato” que lo pone a funcionar.

Claramente los nuevos ricos no desarrollan el conocimiento, las ideas originales llegan desde el mundo pobre, pero los países ricos y sus sistemas de patentes, se apropian y monopolizan dicho conocimiento, pero no para lograr “un impacto social extraordinario” sino para producir bienes y servicios mercantilizables que les permita acumular grandes riquezas. Como también es una verdad incontrastable que son las Universidades Públicas producen la abrumadora mayoría del nuevo conocimiento, mientras que las Universidades Privadas y otros centros de investigación y empresas se especializan en hacer “rentable” tal conocimiento, que no es lo mismo en ninguna acepción, que “productivo”.

Con diferentes énfasis, la oratoria del acto del 1° de mayo dejó una radiografía de la visión de la clase obrera sobre la actualidad del país, no exenta de contradicciones, pero en cuyas resoluciones hacia una síntesis superadora trabaja a diario, unida y a pesar de los gobiernos.

Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.